¿Y si nos pudiéramos anticipar al Alzheimer?

Collection “Into Oblivion” por Maja Daniels (http://majadaniels.com/)

Actualmente hay mas de 800,000 personas en España que sufren Alzheimer y esta cifra se doblará en los próximos 30 años a consecuencia del envejecimiento de la población. A día de hoy, no hay fármacos o tratamientos capaces de detener o retrasar la enfermedad. Simplemente, aplicamos tratamientos sintomáticos que mejoran la calidad de vida del paciente sin afectar a la progresión de la enfermedad.

Hace ya más de un siglo que esta enfermedad fue descrita y durante todo este tiempo no hemos sido capaces de desarrollar terapias eficaces. Sin embargo, sabemos que la enfermedad tiene una fase preclínica no sintomática, en la cual el daño cerebral aún no es irreversible. Es en esta fase silenciosa en donde se espera aplicar terapias eficaces.

Después de más de un siglo que la enfermedad de Alzheimer fue descrita no hemos sido capaces de desarrollar terapias eficaces. El reto actual se centra en la detección temprana y prevención. ¿Puede la tecnología ayudarnos? Hay estudios con resultados muy interesantes.

Respecto a la detección temprana, una de las líneas de investigación se centra en identificar a las personas que presentan un Deterioro Cognitivo Leve (DCL). Se considera el DCL como un paso intermedio entre envejecimiento cognitivo normal y demencia incipiente. En otras palabras, personas con un mayor riesgo de sufrir demencia sin manifestar la patología.

Recientemente, una investigación liderada por la farmacéutica Eli Lilly, Apple y Evidation Health, ha demostrado ser capaz de detectar síntomas tempranos de deterioro cognitivo a través de dispositivos wearables* de uso común. El estudio, en el cual han participado más de 100 personas, ha recogido datos pasivos tales como número de pasos diarios, calidad del sueño, frecuencia en el uso del móvil etc. Y datos activos, como ejercicios para evaluar el lenguaje hablado y escrito, control motor y velocidad de respuesta. En general, el estudio ha recogido datos durante 3 meses, revelando un posible avance en la lucha de este tipo de patologías.

Sabemos que el uso de dispositivos electrónicos nos puede permitir mejorar nuestra salud e incluso acelerar diagnósticos de manera eficiente y económica. Pero cuidado, estamos hablando de dispositivos de uso común del cual se extraen datos privados sobre actividades de la vida diaria y hábitos de la persona.

Existen muchos aspectos que bien merecen reflexión, pero uno de los aspectos que tenemos que tener claro, es que estamos hablando de detectar un riesgo (no un diagnóstico). Cuando comunicamos un riesgo de enfermedad a una persona, le transmitimos preocupación pero no le damos ninguna certeza. Por lo tanto, el riesgo se puede detectar con dispositivos de uso común y al alcance de muchos pero ¿cómo debe ser el proceso de comunicación del resultado a la persona para evitar falsas preocupaciones?

Creemos que es importante vehiculizar este tipo de análisis a través de profesionales, principalmente para evitar un mal uso de la información, ya sea en forma de falsa alarma o autodiagnóstico. Además, los profesionales de la salud pueden gestionar la comunicación y recomendaciones de una forma más eficaz y proporcionar el potencial servicio a todo aquel que lo necesite.

Este tipo de investigaciones (si se confirman y validan) nos pueden permitir evaluar la eficacia de terapias preventivas de una forma más controlada y eficaz, siempre garantizando que la predicción de riesgo está asociado a tratamientos preventivos eficaces, ya sea con tratamientos farmacológicos o no farmacológicos.

*Wearable hace referencia al conjunto de aparatos y dispositivos electrónicos que se incorporan en alguna parte de nuestro cuerpo interactuando de forma continua con el usuario y con otros dispositivos con la finalidad de realizar alguna función concreta (e.g. Relojes inteligentes, pulseras de sueño, zapatillas con GPS etc.)

One Reply to “¿Y si nos pudiéramos anticipar al Alzheimer?”

Los comentarios están cerrados.