La tendencia a vivir sola

Las conexiones sociales, incluido el contacto con amigos y familiares, son importantes para nuestra salud y bienestar emocional. A medida que continúe el aumento de la vida sola, surgen nuevos desafíos relacionados con la interacción (como bien a proteger) para conectar a las personas y brindar apoyo a quienes viven solos. En la práctica esto supone la necesidad de fortalecimiento de los sistemas que intervienen en el cuidado de las personas y la coordinación entre ellos con un especial protagonismo del desarrollo de las tecnologías de la comunicación en pro de facilitar dicha interacción.