¿El sistema de servicios sociales no colapsa?

La actual crisis por COVID-19 requiere, sin duda, reforzar el sistema sanitario para evitar su colapso y, de manera definitiva, también es necesario reconfigurar los contenidos de atención de los servicios sociales, para garantizar su continuidad ahora y para abordar la nueva situación post-crisis.

La innovación en servicios de apoyo para la permanencia en el hogar

La asistencia debe prestarse donde sea más adecuado y, en principio, en cualquier lugar, como el hogar, residencias asistenciales "de baja intensidad" o con carácter móvil, en la vida cotidiana normal. Las personas que necesitan asistencia deben ser capaces de participar en la comunidad tanto como sea posible y durante todo el tiempo posible. Desde esta perspectiva, el domicilio se convierte en el eje transformador de los cuidados, en un nuevo modelo asistencial para la construcción integral de servicios sociosanitarios.

Riesgos sociales: “Estamos ante un cambio de época, pero seguimos con soluciones del siglo pasado”

Es prioritario la modernización tecnológica y funcional del área asistencial del sistema social y sanitario, con una orientación hacia la atención básica o primaria, la integración del hogar dentro del sistema, la asistencia de los colectivos más vulnerables y de manera transversal desarrollar un modelo de atención integral y centrada en la persona.

¿Qué le pediría a la tecnología? “Please, speak human”

Es necesario hacer un uso correcto del lenguaje que ayude a entender lo que la tecnología puede ofrecer. En el caso de la personas mayores, en lugar de enfatizar las limitaciones, lo que están perdiendo, hay que potenciar un cambio de emoción hacia lo positivo. El lenguaje no es neutral, es un espejo de la sociedad que construye con palabras las realidades colectivas. En toda situación comunicativa es importante el lenguaje y debemos ser conscientes del uso que hacemos del mismo. El lenguaje nos puede ayudar a cambiar el pensamiento y cambiando el pensamiento empezaremos a cambiar la sociedad.

Integrar medios tecnológicos en el contexto de la vida diaria enriquece el cuidado

En el ámbito del cuidado de las personas, concretamente de personas mayores, la inversión del proceso de evolución tecnológica de la contracción del entorno en un dispositivo móvil hacia la oralidad y la virtualidad de los objetos, o de parte de sus características, puede convertirse en el enfoque que necesitamos para favorecer la innovación tecnológica y la conceptualización de nuevos modelos de atención.

El paciente como parte del proceso de innovación

Con el diseño basado en la experiencia la visión tradicional del usuario como destinatario pasivo de un producto o servicio ha dado paso a una nueva visión de los usuarios como parte del proceso de mejora e innovación. El uso de la información de experiencia del paciente que se encuentra embebido en las interacciones con cada agente y punto de contacto, es una estrategia para impulsar la transformación e innovación.

Las nuevas tecnologías llevan tiempo contribuyendo a mantener las capacidades cognitivas de las personas mayores

El empleo de la tecnología, asociado a las modificaciones en el funcionamiento cognitivo en la población de personas mayores, viene de lejos. En 1996 se llevaron a cabo por primera vez programas interactivos mediante ordenadores. Desde entonces se han realizado diferentes estudios en los cuales se ha podido observar que realizar actividades de psicoestimulación mediante nuevas tecnologías contribuye a mantener las capacidades cognitivas y a mejorar el manejo y control del entorno en el que viven estas personas. Al mismo tiempo, también, contribuyen a que se mejoren los aspectos emocionales y conductuales.

Sin profesionales del cuidado no es necesaria la tecnología

Las tecnologías no eliminan la necesidad de servicios de atención. El cuidado es una de las tareas que no pueden ser reemplazadas por tecnología, pero la tecnología sí puede ser de utilidad para llevar a cabo los cuidados. La tecnología debe ser vista como una herramienta habilitadora para cuidadores y usuarios de servicios donde se han desarrollado nuevas formas de trabajar.